De la boca de un experto

 

Entrevista al periodista Ulises Muschietti

“En la medida en que un medio se transforma en una empresa con intereses políticos o económicos manipula la información.”

Si uno se pone a pensar, hay ciertas similitudes entre un periodista y un historiador. Este último se encarga de reconstruir hechos del pasado con la mayor precisión posible para poder entender las cosas que suceden en la actualidad, de las que escriben los periodistas. Y así actúa el periodismo desde sus principios, desde el Acta Diurna de Julio Cesar en el Siglo I a.C. en Roma y para siempre.

Hay quienes deciden unir estas dos profesiones. Un ejemplo es Ulises Muschietti, que, como producto de esta combinación, emplea sus conocimientos de historia para dedicarse, desde hace más de 25 años, a analizar la política internacional actual desde el periodismo.

 

50d0d06eb4818_crop
A la derecha, el profesor Ulises Muschietti

En los últimos años, con la fuerte presencia de medios “oficialistas” y “opositores”, se discute mucho acerca del rol de los medios de comunicación. ¿Es posible en este contexto ser objetivo al contar lo que ocurre?

Me parece que no se puede ser periodista y objetivo en este ni en ningún otro contexto, porque considero que toda interpretación de la realidad es subjetiva. Lo importante que tienen que tener los medios de comunicación, o lo que tiene que tener un periodista en particular es honestidad a la hora de dar su visión de la realidad, y si esa mirada está sujeta a la bajada de línea de un medio de comunicación es importante que el lector sepa desde donde se le está hablando, que no se le haga trampa.

 El historiador y periodista polaco Ryszard Kapuściński dijo que en la segunda mitad del siglo pasado los medios de comunicación empezaron a priorizar lo espectacular por sobre lo verdadero con el único objetivo de vender.

Es un poco idealista la visión de Kapuściński con relación a que en el pasado esto no ocurría. Claro que ocurría. Desde siempre, en la medida en que un medio es o se transforma en una empresa con intereses económicos, políticos y demás, hay algún grado de manipulación.

  ¿Quiere decir que mientras haya más empresarios ejecutivos que periodistas dirigiendo un medio de comunicación estará presente este fenómeno de la “mirada alternativa” o la priorización de lo banal?

Esa es tu mirada subjetiva del asunto y es ciertamente válida.

  ¿Hay lugar hoy para ese periodismo audaz, altamente riguroso y perspicáz, incluso arriesgado que en su momento ejercieron Twain, Hemingway, García Márquez o el mismo Kapuściński?

Si, por supuesto. Hasta te diría que cada vez tiene más lugar. Diariamente periodistas crean emprendimientos solitarios gracias a los cambios tecnológicos que, bien empleados, pueden hacer posible que uno mismo sea una empresa periodística.

  Muchos se ven obligados a abandonar estos emprendimientos por no poder sostenerlos económicamente…

Siempre fue así. Cuando yo tenía veinte años hacíamos periódicos de manera independiente y había que imprimirlo, pagar el papel y eso implicaba un problema de sustentabilidad mayor que el de ahora. Hoy lo podes hacer desde un blog o mismo desde Twitter. El problema de actual reside en el tiempo que le quieras dedicar.

Bruno Grappa.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s